Desmontaje.
El primer paso es el desmontaje de la vidriera. Para ello deben numerarse los paneles con cinta adhesiva de papel (pintor), que es la que mejor se adhiere sobre superficies con alto grado de suciedad.
La unión entre el cerco y los paneles de vidrio estan sellados con masilla de pescado, llamada asñi por estar constituida por harina de pescado y aceite. Esta masilla, utilizada tradicionalmente, solidifica mucho con el paso de los años. siendo la principal causa de rotura de los vidrios que se encuentran en contacto con esta masilla.
Se elimina con la ayuda de una espátula de hierro maciza, y puntualmente, con un formón ancho y un martillo.
Una vez separado el panel se elimina el resto de masilla sobrante en el cerco, tenemos la costumbre, de que una vez limpio el soporte, le damos una mano de OXI-NO, que reconvierte el oxido en hierro, dandole posteriormente una pintura que puede ser en negro mate o gris marengo, no siendo partidarios de colores claros, ni de la armadura de aluminio.
Limpieza.
Ya en el taller, se procede a la limpieza en profundidad para hacer una valoracion clara de los daños. Se debe tener en cuenta que una vidriera tiene los colores fijados por el calor de un horno a su temperatura justa por lo que, en condiciones normales, es imposible retirarlos con la utilizacion de disolventes químicos.Por ello se elimina la suciedad con un producto limpiador, compuesto por amoniaco, y un estropajo ( en ocasiones, hasta de aluminio). El producto, que va disuelto en agua, es capaz de ablandar las gruesas capas de suciedad que se acumulan en las caras , tanto interior como exterior de estas piezas, enocasiones tan intensas que apenas dejan apreciar los colores.
Cuando, en una vidriera pintada, el color es sensible a la limpieza, la causa es una restauracion inadecuada con esmaltes fríos, materiales ionadecuados o mala temperatura que, al no vitrificar, forman una capa superficial muy sensible a cualquier agente externo. La vidriera va simpre pintada por la cara interna del edificio y esmaltada por la cara externa por lo que, en condiciones normales, sus motivos pictóricos no deben estar afectados por los agentes atmosféricos.
Reposición de faltas.
La gran cantidad de roturas de una vidrera se repone por vidrios iguales o muy similares a los originales ni los vidriso, ni las grisallas ni los esmaltes tienen la misma composición de 1930. Por lo que un especialista puede diferenciar las piezas repuestas. En la vidriera frontal de la iglesia de Jesus de Medinaceli se repusieron aquellas faltas que impedian la unidad visulçal de conjunto, y se respetaron las roturas situadas en puntos muy significativos de la pieza, siendo soldadas (pegadas).
Esta vidriera esta constituida por vidrio soplado, por lo que se requirió la adquisicón de vidrio del mismo tipo.
El vidrio soplado de mejor calidad esta hecho a mano y se produce en Francia y Alemania, para su fabricación se utiliza una caja de soplar, de la que sale un cilindro largo que se corta y se aplana. Su característica principal es que de el, cuando se introduce en el horno para vitrificar los motivos pintados, salen los colores más asombrosos, principalmente los rojos. De hecho, todos los vidrios son vitrificables porque todos estan compuestos de silicio y agua cocidos a altísimas temperaturas, por lo cual, pueden soportar el calor del vitrificado de grisallas y esmaltes, pero se utilizan solo algunos porque el colorido final depende del vidrio con el que se trabaje.
Los vidrios a cambiar se colocan sobre un caballete de cristal opaco en sentido perpendicular y se sujetan con gotas de cera, para ser pintados con luz y para realizar asi la copia más similar.
A continuación se pintan con grisallas, que son veladuras de color y sutiles perfiles que se aplican al pincel con tierras naturas en polvo vitrificables, mezcladas con fundentes y emulsionadas, a veces, con agua y, otras, con vinagre o con aceite, segun el color, para poder superponer las distintas capas de color.
Se utilizan, en este proceso, los pinceles que resulten más cómodos para el pintor, cuidando que no carguen mucha pintura, unos sirven para perfilar, otros para dar volumen o modelar, pero, en general, su pelo es de marta, a veces es necesario un peine para crear superficies ralladas. En el caso de la vidriera de la iglesia madrileña, el pintor se apoyó en el color del propio vidrio, principalmente para las carnaciones.
Si la grisalla queda por la cara interna del edificio, el esmalte se aplica por la cara vista a la calle, para realzar la grisalla y el vidrio. Para ello se utilizan esmaltes vitrificables y una temperatura de cocción mucho más baja, la grisalla vitrifica a 630ºC de temeperatura y el esmalte a 560ºC - 570ºC.
Para la vidriera de Jesus de Medinaceli se utilizó un horno electrico, que es el que ofrece más precisión pues se programa la temperatura y el resultado esta asegurado, además es el que mejor reparte el calor en las dos caras del vidrio.
Originalmente, en Madrid, se utilizaban hornos de leña, en los que se trabajaba de frente con enormes barras de hierro. Se tenían que sacar sin hacer movimientos bruscos, y tapar el vidrio para que el cambio de temperatura no rompiera el vidrio por rotura termica.
Reposición de plomos
El emplomador cambia los plomos deteriorados o rotos y repasa las soldaduras y los encuentros.
En la vidriera que no ocupa, el 90% de los plomos estaban en mal estado, por lo que, tras emplomar el panel se comenzo, a soldar con la ayuda de un soplete y barritas de estaño, el plomo ideal para el emplomador de Maumejean esta formado por 60% de estaño y 40% de plomo, haciendose una media de meio metro por dia, lo que supone que se da una buena terminación, que sujeten el vidrio y que quedarían abrazados al mismo. Los plomos se soldaran por ambas caras, pero en una de ellas se dejarón sin soldar todos los plomos del contorno exterior de modo que, si se produce algun daño en alguna zona colindante, se pueda levantas el plomo y sacar el vidrio con facilidad.
Enmasillado.
Una vez que estan emplomados los paneles hacemos una enmasillada, es decir pequeña abertura que queda entre el plomo y el vidrio con una papilla compuesta por aceite de linaza y blanco de españa. Una vez aplicada, se limpian los restos con serrin. El enmasillado provoca la ferfecta unión entre vidrio y plomo, quedando asi la vidriera impermeabilizada y con la rigidez que precisa para no desplomarse.
Protección.
En el caso de la vidriera principal de la iglesia de Jesus de Medinaceli, su protección, según las instrucciones del arquitecto que dirige la rehabilitación de la iglesia, se realice con un cristal laminado, tres milimetros más tres milimetros (3+3) que, en caso de rotura, nunca se desprende, y actua como el parabrisas de un coche.
La peor protección que puede tener una vidriera artística es la de un cristal CLIMALIT pegado con silicona a la vidriera, porque los colores de la vidrira no dejan pasar la luz igual que un vidrio transparente, acumulando en la camara de aire a las temperaturas que pueden ocasionar la destrcción de la vidriera.
Maumejean trabaja habitualmente con protecciones de lunas de cinco o seis milímetros, que deben recibir golpes muy fuertes para romperse. Los paneles se sellan con silicona al cristal, excepto en un tramode la parte superior central y otro en el inferior central, por lo que la vidriera tiene, asñi, una ventilación natural.
Contactar Contactar  Aviso legal Aviso legal  © VIDRIERAS MAUMEJEAN S.L 2010